Hypsophrys nicaraguensis - (Günther, 1864)

Orden: 
Sinonimo: 
Copora nicaraguense - Cichlasoma nicaraguense
Descripción de la Familia: 
Subfamilia: 

Distribución geográfica: Nicaragua y Costa Rica donde habita cursos de agua de movimiento lento o en lagos de aguas tranquilas.
Tamaño: machos alrededor de 22-25 cm; hembras entre 18 y 20 cm
Acuario: al menos de 200 litros para una pareja
Plantas: como en todo acuario de grandes cíclidos las plantas son innecesarias y, en ocasiones, son molestia para los peces que terminan destruyéndolas. Si se desea utilizar plantas para decoración, deben ser fuertes, de tamaño grande (como Vallisneria gigantea) y protegidas por grupos de rocas alrededor de sus raíces.
Agua: en general los cíclidos de Centroamérica son de aguas más bien alcalinas. En este caso el pH debe ser superior a 7 o 7,5 y la dureza más de 15 dH. La temperatura depende de la época del año y oscila entre 24 y 27-28º C.
Decoración: a base de rocas y troncos o raíces.
Hábitos: por tratarse de un cíclido centroamericano es relativamente pacífico. No obstante sigue siendo territorial, en particular a la hora de elegir un espacio para reproducirse. En este caso su comportamiento no difiere del de otros cíclidos de la región. 
Dimorfismo sexual: ambos sexos tienen bastante colorido. Los machos se distinguen por tener una coloración más intensa y una giba en la nuca que asemeja la que poseen los Gymnogeophagus en la frente. Las hembras adultas presentan una franja lateral oscura, casi negra, en ambos flancos.
Reproducción: es bastante dificultoso armar una pareja ya que por la agresividad manifiesta durante el celo, suelen agredirse mutuamente sin distinguir el sexo. No obstante si se cuenta con un lote de cinco o seis ejemplares que hayan crecido juntos, seguramente se formará la menos una pareja que ocupando un sector del acuario comenzará a desplazar cualquier otro pez que se acerque al lugar. En este momento será recomendable retirar todos los peces para evitar que se lastimen excesivamente.
A diferencia de otros cíclidos, los huevos de esta especie no son adhesivos y se depositan en túneles cavados en el sustrato. En el acuario, a falta de un sustrato adecuado, desovarán en cuevas formadas por rocas y troncos, luego de intentar excavar túneles subterráneos en diferentes sectores del acuario. Por supuesto que no todos los ejemplares tienen el mismo comportamiento. Cuando se trata de ejemplares que han sido creados en cautiverio durante varias generaciones, es probable que hayan perdido en gran medida el instinto de cavar. Al no ser los huevos adhesivos quedan libres en el lugar donde fueron depositados y a los tres días eclosionan dando lugar a una pequeña nube de larvas que se mueven torpemente bajo el cuidado exclusivo de la madre. Transcurridos otros tres a cinco días más, comenzarán a nadar libremente. En ese momento habrá que suministrarles Artemia recién nacida ya que habrán absorbido el saco vitelino por completo. A partir de este momento ambos padres comparten el cuidado de las crías. 

Hypsophrys nicaraguensis​ forma pareja para toda la vida y quitarles el desove o las crías antes de tiempo, puede producir el efecto de separación de la pareja y la agresión recíproca al punto de que lleguen a lastimarse o matarse. Por lo tanto es recomendable que se deje a los padres con sus crías al menos por 35 o 40 días antes de cambiarlos de acuario.
Alimentación: en los ambientes naturales se comportan como piscívoros, alimentándose de peces más pequeños. Pero también se alimentan de camarones pequeños, insectos acuáticos, larvas de mosquitos, crustáceos, etc. En el acuario aceptan todo tipo de alimentos, pero siempre resulta conveniente agregar alimentos vivos a la dieta.
Observación: este Género está compuesto por solo dos especies: Hypsobrys nicaraguensis (Günter, 1864) y Hypsophrys nematopus (Günther, 1867). Este último durante mucho tiempo fue considerado como perteneciente al Género Neetroplus hasta que finalmente las hipótesis que consideraban a Neetroplus un sinónimo, fueron confirmadas mediante nuevas investigaciones filogenéticas. A los efectos de la acuariofilia interesa saber que ambas especies tienen requerimientos similares y su comportamiento y otras generalidades son similares.

Hypsophrys nicaraguensis

Añadir nuevo comentario