Nannacara anomala - Regan, 1905

Orden: 
Nombre comun: 
Cíclido enano dorado
Descripción de la Familia: 
Subfamilia: 

Distribución geográfica: Guayana Río Aruke), Surinam (Río Marowijne)
Acuario: mínimo 80 litros, comunitario con otros cíclidos similares o peces compatibles en tamaño y características del agua.
Plantas: en la periferia plantas altas (Vallisnerias, Egeria), en los demás sectores plantas de porte medio como Echinodorus.
Agua: temperatura de 22 a 25º C; pH alrededor de 6,8; dureza próxima a 8 - 10º dH.
Decoración: a base de rocas, troncos y raíces entre matas de plantas.
Dimensiones:  promedio 7 cm. Algunos machos pueden llegar a medir 9 cm en sus ambientes naturales. Las hembras son algo más péqueñas, en algunos casos no crecen más de 5 cm en acuarios
Hábitos: pacífico, sociable, con las limitaciones propias de un cíclido durante la época de la reproducción y cuidado de sus crías. En estos casos suelen ser tan agresivos como un "scalare". 
Dimorfismo sexual: machos más grandes y coloridos, aletas ligeramente más puntiagudas. Durante el celo los machos muestran una pigmentación oscura, casi negra en forma de retículas que forman un cuadriculado en todo el cuerpo, mientras su cabeza se oscurece hasta llegar a ser negra. Las hembras muestran un color fondo marrón claro atravesado por varias franjas verticales negras u oscuras. 
Reproducción: desovan sobre un sustrato (roca o planta y de preferencia una maceta volcada).El macho marca previamente el territorio expulsando a cualquier otro pez que pretenda acercarse al lugar elegido para el desove. Tras reiterados intentos en los cuales acosa a la hembra, esta, si está sexualmente madura, acepta el convite, y se introducen juntos en la maceta o cueva elegida por el macho. En los primeros intentos no se produce el desove, pero luego de dos o tres ensayos la hembra comienza a depositar los huevos, pasando el macho detrás de ella para fecundarlos. Una hembra adulta y madura puede colocar alrededor de 250 huevos que unas 72 hs. después eclosionan dando lugar a una pequeña nube de larvas unidas entre si por una especie de hilo adhesivo, del cual se van desprendiendo en movimientos torpes de natación.
A partir de ese momento la hembra se torna muy agresiva por exceso de celo en el cuidado de las larvas, por lo que en muchos casos puede atacar al macho. Si esto ocurriera, será conveniente sacarlo. Una vez los alevines comienzan a nadar libremente se los podrá alimentar con alimentos vivos tales como anguilillas e infusorios en abundancia, y dos días después, con Artemia recién nacida.

Alimentación: todo tipo de alimento vivo, en particular pequeños crustáceos, larvas de mosquitos y tubifex. Aceptan alimentos secos, congelados y frescos.
Observación: en la Argentina se suele comercializar con este nombre a Laetacara dorsigera.

Nannacara anomala - Foto © TFH Inc. H-1090  Pág. 72

Añadir nuevo comentario