Nannostomus trifasciatus - Steindachner, 1876

Familia: 
Subfamilia: 

Nnnostomus trifasciatusDistribución geográfica: su distribución es muy amplia, ya que abarca las cuencas de los ríos Amazonas, Negro y sus tributarios en Perú, Bolivia, Brasil y Guyana.
Tamaño: los adultos llegan a medir 5,8 a 6,2 cm en ambientes naturales. Algo más chicos en acuarios.
Acuario: para un grupo de 6 a 8 ejemplares, será suficiente un acuario de 70 litros. Es  un pez muy que salta para capturar insectos voladores, por lo que es necesario que el acuario esté bien tapado.
Plantas y decoración: pueden utilizarse todo tipo de plantas neotropicales, teniendo en cuenta las condiciones del agua y la iluminación. La decoración deberá incluir algunos troncos, raíces y algunas rocas dispuestas en la parte posterior del acuario, intercalando matas de plantas. Es importante colocar algunas plantas flotantes que tamicen la luz, ya que estos peces suelen habitar zonas de selva en galería.
Agua: en el acuario comunitario, con mantener agua blanda (hasta 10-12 dH) y pH neutra (6,8 a 7) será suficiente. La temperatura entre 23 y 27º C. Para la reproducción, ver más abajo.
Hábitos: pacíficos y tranquilos aunque muy curiosos. Tímidos hasta que se adaptan al acuario. Los machos tienden a disputarse territorios, pero en un acuario de 70 litros o más las riñas no pasarán a mayores.
Dimorfismo sexual: la hembra es más robusta y el macho más colorido. 
Reproducción: es un pez complicado para reproducir en cautiverio. Si bien en el acuario comunitario se adapta a variaciones en la calidad del agua, en el acuario de cría el éxito depende de respetar lo más posible los parámetros químicos. Un acuario de 20 litros será suficiente para intentar reproducirlos. Separados hembra y macho en acuarios diferentes, se los alimentará muy bien, con alimentos vivos (Artemia, larvas de mosquitos, Daphnia, etc). Se notará el engrosamiento del vientre de la hembra al llegar a la madurez de los ovarios, de modo que poco después se colocarán los futuros padres en el acuario, que deberá tener las condiciones que se mencionan a continuación.
Según la experiencia del autor es más importante la dureza del agua que el pH, pero si mantenemos el pH alrededor de 6,5-6,8 habrá más posibilidades de éxito. Los huevos parecen ser muy sensibles a la luz excesiva, a la acidez (tanto por exceso como por falta), a la conductividad y a la presencia de carbonatos. Por lo tanto la dureza del agua será tan baja como sea posible, nunca mayor a 3 dH. En general es recomendable usar agua de lluvia bien estacionada y filtrada. Si se la puede filtrar con ultravioleta, mucho mejor.
En el acuario de desove deberá colocarse alguna planta de hojas anchas, por ejemplo Echinodorus (espada amazónica), ya que ese será el sustrato elegido por la hembra para depositar los huevos (que son adhesivos). El macho los fecundará casi al mismo tiempo y poco después de finalizado el desove, se despreocupará de la hembra y de los huevos, los cuales pueden pasar a ser considerados alimento. Es recomendable por lo tanto retirar a los padres ni bien se observe que ha finalizado el desove, el cual puede ser de 30 ó 35 huevos para una hembra joven y hasta 65-70 para una hembra bien madura. Entre 48 y 72 hs. después los huevos eclosionarán. Estos miden alrededor de 1,5 mm. y son bastante grandes dado el tamaño de los padres. 
Alimentación: en la naturaleza son insectívoros. En el acuario aceptan todo tipo de alimentos, pero no debería faltarle alimento vivo como parte de la dieta, en particular larvas de mosquitos, pulgas de agua, tubifex y enquitreas

 

Nannostomus trifasciatus

Añadir nuevo comentario