Melanotaenia - T. N. Gill , 1862

Familia: 

 

La Familia Melanotaeniidae está integrada por ocho Géneros, de los cuales el más trascendente por la cantidad de especies que lo integran es Melanotaenia.

Lo primero que debemos mencionar al hablar de los peces Arco Iris de Australia es que resulta prácticamente imposible superar las restricciones impuestas por las autoridades australianas para exportar animales vivos. Por lo tanto, la casi totalidad de las  especies australianas que pueblan nuestros acuarios son criadas en cautiverio. Las primeras líneas de cría se establecieron a partir de huevos enviados por correo desde Australia a Europa y Estados Unidos o por los turistas aficionados a los peces que viajan a Australia y suelen regresar a sus países de origen transportando en sus bolsillos pequeñas bolsas plásticas  con huevos de unas u otras especies. Esta fue la forma en que, poco a poco, los Arco Iris australianos han ido poblando los acuarios de todo el mundo.

Los miembros del Género Melanotaenia tienen la particularidad de distinguirse entre si por la diferencia de pigmentación o distribución de los colores. Ninguna especie del género se parece a otra.

En general son peces resistentes si se les provee un acuario con agua bien filtrada, libre de nitritos, con buena iluminación y temperatura dentro de los parámetros de cada especie. La renovación semanal de entre un 20 y un 30% del agua serán muy beneficiosos y estimularán el metabolismo, facilitando la conservación de una buena salud y la maduración sexual.

La química del acuario no debe ser tan estricta en el acuario decorativo, aunque si debemos acercarnos lo más posible en el acuario para reproducirlos. La acidez no es tan importante como la dureza, pero no debe superar a pH 8 (lo ideal sería mantenerlo alrededor de 7). La dureza más bien baja, alrededor de 8-10 dH es adecuada para la mayoría de las especies, aunque en ciertos casos puede llegar a 12 y hasta 16 dH. Por su parte la temperatura puede variar entre 21 y 27º C según las especies y las épocas del año. Para la reproducción lo adecuado es que se aproxime a los 25º C.

La alimentación también debe ser cuidada si se pretende tener éxito en la reproducción: alimento balanceado para peces variado. Al menos una vez por semana una dosis de alimentos vivos es casi imprescindible para mantener la buena salud de estos peces. Como sucedáneo a los alimentos vivos podrá intentarse con alimentos congelados, alimentos frescos (por ejemplo corazón vacuno congelado y rallado con rallador de verdura, pulpa de carne sin grasa raspada, pechuga de pollo hervida y desmenuzada, hígado de pollo hervido y desmenuzado, etc.).

Si bien se adaptan fácilmente a cualquier ambiente, se sienten mucho más cómodos en acuarios con plantación periférica, con matas de plantas altas en los rincones y algunos troncos y rocas intercalado con  matas de plantas de porte medio. Si se los pretende reproducir es recomendable mantener un grupo de 10 a 12 miembros de la misma especie en un acuario  de alrededor de 80 a 90 cm. mientras son jóvenes. Un grupo de 10 a 12 adultos pueden llegar a requerir más de 120 litros, según la especie. Debe tenerse en cuenta que algunas especies crecen hasta 12 o 15 cm.
Siempre deben colocarse más hembras que machos lo que evitará disputas y posibilitará que regularmente haya hembras dispuestas para desovar. Al mismo tiempo, los machos lucirán mejores colores en presencia de hembras. Si durante un par de horas al día el sol pega directamente sobre el acuario, los Arco Iris se sentirán más cómodos. Será durante ese lapso de tiempo que se podrá disfrutar del verdadero colorido de estos peces que justifican el nombre popular que reciben.

Melanotaenia se caracteriza por ser nadadores incansables, rápidos y muy activos. Por lo tanto no se sienten cómodos en acuarios pequeños, aún cuando se trata de pocos ejemplares. Por lo general nadan en aguas medias, pero también lo hacen cerca de la superficie y en proximidades del fondo. Es decir que Melanotaenia ocupa todos los niveles del acuario.
En ocasiones suelen perseguir a otros peces o perseguirse entre miembros de la misma especie. Si existen lugares donde ocultarse, tales como cuevas, matas de plantas y troncos, esto no debe preocuparnos. Es una actitud natural y por lo general no tiene más consecuencias que algunas corridas.
Peces de hábitos tranquilos y de natación parsimoniosa  se sienten incómodos en presencia de estos nadadores inquietos por lo que no se recomienda que compartan un mismo acuario. Tampoco es recomendable que compartan el mismo acuario especies próximas ya que si bien en la naturaleza no se cruzan entre si, en el acuario suelen hibridizarse con resultados no deseados. La mayoría de las veces estas cruzas dan como resultado peces descoloridos, muchas veces con problemas de natación ("rampantes" por falta de desarrollo de la vejiga natatoria) y hasta deformidades en el cuerpo.

El dimorfismo sexual es bastante difícil de apreciar en los juveniles. De adultos los machos son algo más grandes, con un colorido más intenso y su cuerpo es ligeramente más comprimida lateralmente. La hembra con sus gónadas maduras mostrará el vientre abultado, señal de que está lista para desovar.

Los Melanotaenia desovan en aguas abiertas sobre un sustrato que pueden ser plantas de hojas finas o en su defecto lo que encuentre como sustrato de puesta. En un acuario de reproducción es recomendable utilizar las "mopas" o "plumeros" de 20 a 30 cm de largo construidos con lana sintética gruesa, los que se mantienen a media agua.
Si se pretende tener éxito y obtener una buena cantidad de crías, se debe disponer de un acuario específico para el desove, de entre 50 y 60 litros para dos machos y cinco o seis hembras. Este acuario deberá contar con un filtro de esponja, tapa de vidrio y recibir algo de luz natural (indirecta o reflejada) durante una o dos horas diarias. Previamente a ser introducidos en dicho acuario, se los mantendrá separados por una semana, alimentando con abundante alimento vivo, de preferencia Daphnia, Artemia semi-adulta, Tubifex bien purgado, larvas de mosquitos, etc. También se le puede suministrar alimento es escamas alternando con los alimentos vivos.

Si los peces están maduros, se los introduce durante la noche. Muy probablemente desovarán en las primeras horas del día o, si así no fuera, durante el crepúsculo. Los huevos son diminutos y pueden contarse por cientos si colocamos varias hembras. En el cortejo el macho deslumbra con sus colores, indicando con movimientos constantes a la hembra el lugar donde debe depositar sus huevos. Elegido el lugar, marcará con la cabeza hacia abajo donde la hembra depositará los huevos, a la vez que bailotea a su alrededor, rodeándola constantemente hasta lograr su cometido.
Lo recomendable sería retirar las "mopas" y reemplazarlas por otra ya que no son muy contemplativos con sus propios huevos o crías, de modo que se los comerán al finalizar el desove. Como el proceso se repetirá en los días siguientes (aunque cada vez depositando menos huevos), después de una semana será recomendable retirar los padres a sus acuarios de descanso dejándolos allí por unos 15 días, antes de repetir el procedimiento antes indicado.
Los huevos se adhieren a la superficie de la mopa o cualquier superficie, por medio de unos filamentos microscópicos semejantes a un hilo.

Melanotaenia trifasciata Copý Hristo HristovLas larvas comienzan a nacer a los 5-14 días (dependiendo de la especie y la temperatura) y son tan pequeños que tardan dos días en absorber su saco vitelino. Cuando comienzan a nadar, habrá que disponer de infusorios, de modo que debemos tener lista una buena cantidad de estos microorganismos para ir suministrando al menos dos dosis diarias.
Entre una semana y diez días después ya podrán ingerir Artemia recién nacida. Si logramos esto, podemos afirmar que la mayoría de los alevines crecerán bien y más rápido.
Es un verdadero desafío para el aficionado el llevar adelante los alevines ya que requieren agua muy limpia, abundante alimento y crecen extremadamente lento. Afortunadamente superado este período, en general son fáciles de criar, aunque algunas especies en particular crecen muy lentamente y maduran luego de mucho tiempo (hasta dos años).

En su ambiente natural los Arco Iris desovan durante todo el año. De modo que lo propio ocurre en el acuario. Esto significa que será relativamente fácil mantener las diferentes especies, reiterando la conveniencia de no mezclar en un mismo acuario Melanotaenia diferentes para evitar hibridizaciones indeseables.

Algunas especies como Melanotaenia maccullochi son conocidas por los aficionados desde antes de 1970. Otras en cambio han llegado al circuito comercial recientemente. Finalmente una cantidad importante de especies sólo están disponibles en Australia y aún así, muy pocas de ellas se comercializan.
A modo ilustrativo incluímos en nuestro Atlas algunas fichas de las especies más conocidas, no obstante lo cual la mayoría de las especies a pesar de sus diferencias de tamaño y coloración, siguen los mismos patrones de comportamiento y hábitos. Seguramente con el tiempo y con la participación de aquellos aficionados que tengan experiencia con las especies no incluídas, ampliaremos nuestras fichas.

Las especies de este Género son:
Melanotaenia affinis (Weber, 1907)
Melanotaenia ajamaruensis Allen & Cross, 1980
Melanotaenia ammeri Allen, Unmack & Hadiaty, 2008
Melanotaenia angfa Allen, 1990
Melanotaenia arfakensis Allen, 1990
Melanotaenia australis (Castelnau, 1875)
Melanotaenia batanta Allen & Renyaan, 1998
Melanotaenia boesemani Allen & Cross, 1980
Melanotaenia caerulea Allen, 1996
Melanotaenia catherinae (de Beaufort, 1910)
Melanotaenia corona Allen, 1982
Melanotaenia duboulayi (Castelnau, 1878)
Melanotaenia eachamensis Allen & Cross, 1982
Melanotaenia exquisita Allen, 1978
Melanotaenia fasinensis Kadarusman, Sudarto, Paradis & Pouyaud, 2010
Melanotaenia fluviatilis (Castelnau, 1878)
Melanotaenia fredericki (Fowler, 1939)
Melanotaenia goldiei (Macleay, 1883)
Melanotaenia gracilis Allen, 1978
Melanotaenia herbertaxelrodi Allen, 1981
Melanotaenia irianjaya Allen, 1985
Melanotaenia iris Allen, 1987
Melanotaenia japenensis Allen & Cross, 1980
Melanotaenia kamaka Allen & Renyaan, 1996
Melanotaenia kokasensis Allen, Unmack & Hadiaty, 2008
Melanotaenia lacustris Munro, 1964
Melanotaenia lakamora Allen & Renyaan, 1996
Melanotaenia maccullochi Ogilby, 1915
Melanotaenia mairasi Allen & Hadiaty, 2011
Melanotaenia maylandi Allen, 1983
Melanotaenia misoolensis Allen, 1982
Melanotaenia monticola Allen, 1980
Melanotaenia mubiensis Allen, 1996
Melanotaenia nigrans (Richardson, 1843)
Melanotaenia ogilbyi Weber, 1910
Melanotaenia oktediensis Allen & Cross, 1980
Melanotaenia papuae Allen, 1981
Melanotaenia parkinsoni Allen, 1980
Melanotaenia parva Allen, 1990
Melanotaenia pierucciae Allen & Renyaan, 1996
Melanotaenia pimaensis Allen, 1981
Melanotaenia praecox (Weber & de Beaufort, 1922)
Melanotaenia pygmaea Allen, 1978
Melanotaenia rubripinnis Allen & Renyaan, 1998
Melanotaenia salawati Kadarusman, Sudarto, Slembrouck & Pouyaud, 2011
Melanotaenia sexlineata (Munro, 1964)
Melanotaenia solata Taylor, 1964
Melanotaenia splendida inornata (Castelnau, 1875)
Melanotaenia splendida rubrostriata (Ramsay & Ogilby, 1886)
Melanotaenia splendida splendida (Peters, 1866)
Melanotaenia splendida tatei (Zietz, 1896)
Melanotaenia sylvatica Allen, 1997
Melanotaenia synergos Allen & Unmack, 2008
Melanotaenia trifasciata (Rendahl, 1922)
Melanotaenia utcheensis McGuigan, 2001
Melanotaenia vanheurni (Weber & de Beaufort, 1922)

Melanotaenia trifasciata - Foto Copy Hristo Hristov

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Ingrese las dos palabras que aparecen a continuación para validar que es un humano.